En el centro del kaos

Introducción

Vuelvo a escribir después de un necesario retiro, dicen que por lo menos una vez en la vida es necesario detenerse para valorar si el camino que trazan en cada paso tus pies, es el que realmente quieres recorrer. Te recomiendo hacerlo por lo menos una vez al año. Yo no tengo una fecha establecida para hacerlo, sino más bien paro cuando mi cuerpo y mente me lo piden, y en esta ocasión la parada para la reflexión y la valoración del entorno desde una perspectiva diferente era más que necesaria…

kaos

En el centro del kaos.

Durante toda mi vida me he dedicado a procurar tener el control, medir cada paso y procurar mantener el orden para no perder el equilibrio, eso lo he logrado hasta que llegó este 2014, a partir de ese momento dejé de tener el control y por primera vez, esta nueva situación me ha llevado a un nuevo entorno en el que nunca me he encontrado, he pasado de predefinir como va a ser mi mañana, a no tener una presunción de que vendrá mañana.

Ahora vivo en el centro del kaos, ya no predefino que pasará si ocurre esto, o que debo de hacer si pasa esto otro. Ahora vivo en el centro de una revolución que afecta a todos los aspectos de mi vida, el laboral, personal y emocional… Este kaos del que formo parte me ha enseñado que el equilibrio personal se alcanza cuando tienes capacidad de controlar y explotar el mundo que te rodea. Acabo de salir de mi zona de confort…

Grandes cambios se avecinan, este blog ha pasado por muchos momentos, ahora le toca un nuevo cambio, o mejor dicho evolución, estad  tranquilos, no me voy a dedicar a tratar temas trascendentales, para eso ya hay otros que no paran de hablar de la puñetera revolución del cambio y de no sé qué más… . (Que conste que lo digo con cariño…) 😉

Conclusiones

No sé a dónde me van a llevar mis nuevos proyectos en los que ya estoy inmerso y como acabarán, pero lo que sí sé es que estoy aprendiendo mucho sobre mí llevándolos acabo y también sé que no van a ser los últimos… Es el principio del cambio y ahora comprendo que sólo puede producirse dentro de la mayor revolución interior…

Vamos a disfrutar de cada momento y  experiencia que brinde la vida cada día. Recuerda una cosa, si quieres cambiar tu entorno, levanta el culo y lánzate a donde sea, muévete, genera movimiento, déjate llevar  que a algún destino llegarás. Puede que te lleves una grata sorpresa y si no es así, nos volveremos a levantar para empezar de cero una nueva aventura.

Comienza un nuevo viaje. Nos veremos en el camino…

 

Deja un comentario